MORAS



Las moras son pequeños frutos silvestres y comestibles. Su color varía desde el blanco hasta el negro (dependiendo del grado de maduración) y su sabor es agridulce. Hay más de 300 variedades que procedente de diferentes  especies botánicas.


Esta sería, muy resumida,  la información que se encuentra con una simple búsqueda en Internet. Lo que ya no creo que fuera tan fácil  sería encontrar  imágenes de las extensas zonas de zarzas y moreras que existen a lo largo de la ribera del Pisuerga.

Cada año, a mediados de agosto, reservo algunas tardes para recorrer las orillas del río y fotografiar las zarzas y moreras cargadas de frutos, la mayoría maduros, que hacen las delicias de pájaros, insectos, niños y menos niños.


He leído que en algunos lugares estos arbustos se considera invasivos y que sus efectos son muy negativos. En este pequeño trozo del mundo por donde paseo, alrededor de las zarzamoras hay mucha vida y  mucho color. Un ciclo que se cumple cada año a rajatabla y que añade variedad y belleza.


PROPIEDADES

Incluirlas las moras en nuestra dieta es muy beneficioso para la salud por su alto contenido en antioxidantes, vitaminas y pigmentos natural que combaten la acción de los radicales libres. De bajo aporte calórico, son además  fuente de fibra ( lo que mejora el tránsito intestinal), potasio, hierro y calcio.



Comer moras también ayuda a nuestros dientes y encías porque su jugo es capaz de neutralizar el efecto de aquellas bacterias que provocan sarro, placa o gengivitis . Un buen coluturio natural.


CONSERVACIÓN

Si se han elegido bien - maduras, tersas, secas y brillantes- pueden conservarse  en el frigorífico entre 2 y 3 días. No maduran en casa. 


UNA CURIOSIDAD

Navegando por la red para obtener datos rigurosos que acompaña a estas fotos,  he encontrado una historia curiosa sobre el nombre de la BB (Blackberry), el teléfono que muchos de nosotros todavía utilizamos. Cuentan que fue elegido debido a al color negro del dispositivo y a la semejanza de sus teclas con los glóbulos de las moras.

Verdad o no, aquí lo dejo.





Comentarios

Canal Comer Y Vivir ha dicho que…
Qué fotos tan bonitas! apetece dar un paseo por el bosque e ir a buscar moras :) Un beso!!
caminos de (v)ida y vuelta ha dicho que…
¡Muchísimas gracias, Canal Comer y Vivir! Por suerte yo no tengo que ir tan lejos. El Pisuerga es mi paisaje habitual. Lo tengo enfrente de mi venta -casi lo toco- y ya sea en bici o andando recorro su orilla izquierda casi a diario. Ahora el camino está cargado de moras; en breve de almendras y aves que se van buscando calor... Un preciosidad.
Antojo Extremeño ha dicho que…
Me encantan las moras, todos los años suelo probarlas a diario pero este año aun no he podido, espero que quede alguna para cuando pueda.
caminos de (v)ida y vuelta ha dicho que…
¡Pero qué ha pasado! No había visto vuestro comentario Antojo Extremeño. ¡Lo siento! Espero que una año después y en época de moras, puedas dedicar alguna tarde a recoger moras y luego saborearlas. Saludos y disculpas otra vez.
Carmen Suarez ha dicho que…
Además de beneficioso para la salud, alegran el paisaje, y, yo añadiría..Que rica una tarta de moras silvestres. También me encantan. Saludos.
caminos de (v)ida y vuelta ha dicho que…
Carmen tenías que ver la orilla del Pisuerga, está preciosa. Nunca he probado esa tarta, pero daría lo que fuera por un trozo de una hecha por ti. Saludo y... seguimos caminando