DE MAÑANA. ¡Ay, don Mario!



¡Qué disgusto tengo! Poco a poco,  mis mitos van despareciendo o lo que es es mucho peor:  se desintegran delante de mis narices.
Creo que esto de la comunicación inmediata, las redes sociales,  el "todo vale",  y  el "todo se vende y se compra", están haciendo de este mundo un lugar poco fascinante.
A mí, y perdonad que siempre me ponga como ejemplo, la atracción irresistible hacia personajes, historias, épocas películas, actores, autores.... me ha mantenido viva, atenta y curiosa. Antes, no era tan fácil como ahora tener información sobre nada, En mi caso, la imaginación suplía esa falta de datos, es decir, lo que no sabía, me lo inventaba y de esta manera, poco a poco fue creciendo en mí el gusto por inventar historias, situaciones, versos...
El caso es que D. Mario me ha fallado. Dicen las crónicas de sociedad que incluso asistirá  a la apertura en Nueva York de una famosa marca de azulejos... ¡Qué penita!
Yo, a pesar de todo, sigo fantaseando con que el día que me cruce con todo un premio Nobel, será una experiencia extrasensorial, única, mágica... Desde luego, lo que  no veo ni acepto en mi fantasía es a ningún paparazzi .
Si yo  fuera un personaje de cualquier novela de don Mario, hoy, mejor dicho, desde hace un tiempito,  estaría muy, pero que muy rabioso.
¡Muy buenos días, caminantes! ¡Vamos allá!

#demañana #actitud #mitos

Comentarios

Carmen Suarez ha dicho que…
Seguro que lo están.

caminos de (v)ida y vuelta ha dicho que…
Gracias, Carmen. Yo estoy convencida como tú. Feliz fin de semana y gracias por tu compañía.