LA PARED DE LOS POETAS






                          quien duerme conmigo tiene las manos tibias
                          la boca dulce y los ojos vivos
                          quien conmigo duerme me habla despacio
                          me susurra calma y amparo y el mundo deja de herir
                          y quienes en el mundo viven se desvanecen
                          tras su aliento húmedo al entrar en mis oídos
                          en la tregua del íntimo desorden
                          sólo ya saliva y sudor
                          el esfuerzo en mi boca de una palabra quizá dos
                          para dormir al fin atrapada en su sosiego


quien duerme conmigo lee en mi desvelo
y con su empeño sostiene mi pobre descanso

 Poema incluído en "Íntimo Desorden" de R. Pato Cid 
Puedes escucharlo aquí: 
                                                                                                        



 "Íntimo desorden" está disponible en Librerías Oletum de Valladolid y en su tienda on line 


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hacía días que no estaba. Días y noches. Noches oscuras como el azabache. Días sin colores. Desengaños, mentiras, traiciones, decepciones, desamparo, esfuerzos agotadores y yermos... Acabo de regresar, aún sin recomponer... Me has emocionado. Hermoso, cálido, añorado... Gracias.
caminos de (v)ida y vuelta ha dicho que…
Gracias a ti. Me gustaría saber quién eres para contestar con más comodidad. Los regresos son reparadores, cuando has vagado por aquellos sitios en los que jamás pensaste estar...
Mi descanso era de encuentro, no de desencuentro... aunque al final terminó en encontronazo. Pero el rato que duro fue rico, tierno y necesario. Gracias y cúrate, hazlo por ti.